jueves, 9 de octubre de 2008

ANGEL O DEMONIO


Traías en tus ojos
un pedazo del cielo,
y en tus cabellos,
un rayo del sol,
brillaba tu sonrisa,
como brilla una estrella,
y tu voz, tan dulce,
atrapó mi corazón.

Yo pensé al mirarte,
que tu serías buena,
y entonces, enseguida,
"mi ángel" te llamé.

Así, eras de hermosa,
como un ángel del cielo,
pero, no eras buena,
como yo me imaginé.

Así, sin conocerte,
te dije "mi ángel",
y después de amarte,
"demonio", te llamé.


Guillermo Magliarelli