jueves, 9 de octubre de 2008

ELLA



A pesar de la mágica luna,
a pesar de ese manto de estrellas,
sumergido en espesa penumbras,
mi alma pregunta por ella.
A pesar de tanta ternura,
de expresarle mi amor en poemas,
a pesar de tanta locura,
yo sigo buscándola a ella.
A pesar de no tener más fortuna,
que la noche, su luna y estrellas,
lo doy todo por la ventura,
de morir en los brazos de ella.
A pesar que habrá noches de luna,
a pesar que habrá brillo de estrellas,
yo no puedo amar a ninguna,
mi amor lo he gastado por ella.


Guillermo Magliarelli