martes, 7 de octubre de 2008

TU CUERPO ME DABAS


Traía el mar una música vaga,
las olas besaban con sal a la playa,
el cielo, de fiesta, con luces estaba,
contigo en la arena: tu cuerpo me dabas...

Ardías en la noche como si fueses el sol,
me dabas la dicha que mi alma soñó;
tus manos: caricias, locura, pasión;
tu boca, el azúcar, en besos de amor.

Tus ojos brillaban, me excitaba tu voz,
mi ser se mecía en tu cuna de amor;
tu temblor, me agitaba, tu piel me quemó,
la playa en secreto, lo nuestro guardó.

El mar, su rumor, las olas, la playa,
un cielo sin nubes, la luna encantada,
contigo en la arena, tu cuerpo me dabas...
¡maldita memoria!, te ordeno:¡olvidarla!.
Guillermo Magliarelli