martes, 7 de octubre de 2008

A DOS PASOS DEL MAR


Todo llega a su fin,
el verano pasó,
en la playa quedó
una historia de amor.
Te marchaste ayer
a tu bello país,
prometimos los dos,
en diciembre volver.

Me dijiste al partir,
que te hice feliz,
no te puedes quedar,
que te esperan allí,
que no olvidarás,
tanto amor de verdad,
nuestras noches, tan locas,
a dos pasos del mar.

Yo, te dije al marchar,
que me hiciste muy bien,
que despertaste en mí
una nueva ilusión;
que no es este el final,
de esta historia de amor,
que nos hizo vibrar,
a dos pasos del mar.

Lejana de mí,
lejana del mar,
espero tus cartas,
con loca ansiedad,
lejana estás hoy,
pero recordarás,
en diciembre, te espero,
a dos pasos del mar.

Guillermo Magliarelli