martes, 7 de octubre de 2008

NOCHES DE OTOÑO


Me encuentro solo mirando hacia el cielo,
que cubierto de estrellas, me habla de ti,
a mi lado el murmullo, tenue, de grillos,
hacen la noche más fría y más gris.

Luna dormida en cuna de nubes,
pájaro nocturno perdido en su vuelo,
estrella errante que huye del cielo,
y desaparece sin retornar.

El viento, con fuerza, agita las ramas,
un coro de ángeles, era su rumor,
ahora percibo el sonido de un llanto,
recordando el otoño que tuve tu amor.

Noches como estas, pasaste a mi lado,
el mismo paisaje, nos daba el amor;
mi alma cantaba de tanta alegría,
ahora, lejana, tan solo es dolor.

Noche de otoño, mensajera de penas,
tan sólo nostalgias me haces sentir;
hojas viajeras en manos del viento,
como alegrías, que no han de volver.
Guillermo Magliarelli