miércoles, 8 de octubre de 2008

DIVINO PLACER



Tú eres, tan tierna, tan suave,
me mimas con solo mirarme,
entiendes mis gestos, me sabes querer;
y tu boca, me da en cada beso,
la misma dulzura que tiene la miel.

Te miro y te veo tan frágil,
pequeña muchacha, mujer.

Tu cuerpo, canela y desnudo,
despiertan mis ansias,
deseos, temores y amores
que quiero tener.

Entonces, llegado el momento,
abrazados, felices soñamos,
nos crecen las alas, volamos,
y de tanto amor, nuestro vuelo,
nos lleva hasta el cielo,
y no queremos volver.

Amada, preciosa, pequeña, gigante mujer,
reímos, cantamos, soñamos, volamos,
el cielo tocamos, los ángeles cantan.
Te amo, me amas, amor verdadero,
si, así, es cosa del cielo, divino placer



Guillermo Magliarelli