martes, 7 de octubre de 2008

CONTIGO EN LA PLAYA



La noche tibia, el mar sereno,
tú y yo en la playa, todo es pasión;
el cielo claro, brilla la luna,
y las estrellas nos dan su luz.

La brisa fresca nos acaricia,
mientras tus formas, recorro yo,
los dos inmersos, en tanto fuego,
los dos felices, por tanto amor.

Tus ojos negros, que me deslumbran,
tu piel ardiente con gusto a sal;
un mundo nuevo, hemos creado,
un mundo nuestro, cercano al mar,
mil sensaciones que se renuevan,
como las olas, vienen y van.

Amor inmenso, amor profundo,
tan misterioso como es el mar,
yo soy Neptuno, tú, mi Nereida,
tú y yo en la playa, ¡casi un volcán!.



Guillermo Magliarelli