miércoles, 8 de octubre de 2008

¡TE RECUERDO...,MI PROMESA!



Si del cielo se cayeran
las incontables estrellas,
aunque el sol en sí mismo,
algún día, se fundiera,
y la luna, al verse sola,
se muriera de tristeza,
sólo a ti te buscaría,
dueña del primer poema.

Si los mares y los ríos
todo su caudal perdieran,
y las doradas arenas
en lava se volvieran,
mi corazón, tan loco,
rodando sobre ella,
sólo a ti te buscaría,
amor de adolescencia.

Si el florido y los verdes
de bosques y praderas,
algún día se perdiera,
y el trinar de las aves,
de dolor enmudeciera,
yo te estaré buscando;
ha pasado mucho tiempo,
mas, no olvido mi promesa!!.

En fin, si toda la creación,
por designio divino sucumbiera,
y el espacio infinito ya no fuera,
el mágico rincón de los poetas,
mi corazón, de ti enamorado,
y en agónica carrera...,
a tu lado llegaría,
¡para el último poema!.



Guillermo Magliarelli